MI EXPERIENCIA TED.

<<¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?>> 

¡Joder! Justo es ese trocete de la canción, lo que me llega a la cabeza últimamente. Cada dos por tres, esa dichosa cancioncita de “Burning”, que tampoco me mola mucho, la verdad. 

Me pasa constantemente que me encuentro en situaciones o en entornos en los que nunca pensé  que estaría. Es como que hay sitios que no son mi lugar, como que hay momentos que yo no debería vivir.

Todo empezó como un reto, como una apuesta personal; ¿Que no puedo hacerlo?, ¡a tomar por culo!. Así que intenté hacer mi primera conferencia, luego la segunda, luego la mejoré, luego la diferencié, y sin saber muy bien por qué, ahora me encuentro recorriendo teatros y salones de actos de toda España, con un éxito relativo y una incredulidad grandísima por mi parte. 

Y sin quererlo, y sobre todo sin buscarlo, llegó esa llamada.

Me acuerdo perfectamente, yo estaba en un pesadísimo cumpleaños trimestral de los críos de la clase de Bruna, mi hija de 6 años.

Sergio Ayala? Hola, soy Ana Reyes, de la organización del TEDX Eixample de Barcelona. Vimos tu conferencia en el auditorio de Oviedo y nos gustaría contar contigo como speaker en el próximo TEDx.

( Ahora os digo lo que pensé, y luego lo que le contesté: …pero cómo voy a ir yo a un TED… pero se han vuelto locos… pero si yo no estoy preparado para hacer un TED… pero de qué voy a hablar, pero si yo soy incapaz de memorizar nada, pero si yo no hablo, balbuceo, …)

Sergio… ¿entonces podemos contar contigo?

Ana, claro que sí, a tomar por culo (otra vez, como todo en mi vida, todo empieza con esta frase).

Y así fue como me embarqué en esta movida. Bueno, movidón

Resulta que esto no es fácil, que te ponen un coach, en mi caso, Robert Ferrer, maravilloso, pero que me hizo currar como nunca. El tío no hacía más que ponerme pegas a todo, tenía que mandarle guiones que me destrozaba y vídeos con mis ensayos que no hacía más que criticar constructivamente siempre, claro. Robert fue la clave, fue el guía y le estaré eternamente agradecido. El y Rubén Montesinos, mi bro, siempre aconsejándome y siempre acompañándome, menos mal.

El tema de mi ponencia tenía que ser creativo, potente, diferente y motivante. Claro. Fácil. 

Sonó otra vez la dichosa cancioncita de Burning en mi cabeza, y más cuando me dijeron los nombres del resto de ponentes. Bárbaros. Seguramente los mejores. Los mejores y yo. 

¿Qué pinto yo aquí?, pues ese fue mi tema del TEDx… cómo un tío normal, de perfil medio bajo, puede llegar a formar parte de TEDx. Y desarrollé un Manifiesto en favor de los Hombres Medios, en el que los 3 pilares de mi vida me han ayudado a estar ahí, en ese TEDx: 

Diferenciación, valentía y resiliencia

No hay más. No hay menos.  Y me salió bien, muy bien, y si veis mi charla entenderéis por qué. Ensayos, nervios, tiempo tasado, más nervios, risas, nervios y mucho limoncello.

¿Lo mejor de la experiencia TEDx?

El aprendizaje, el esfuerzo, el comprender el método. Lo mejor, sin duda, la gente que conocí: Ana, Pau, Robert, Guillem, Paula, Víctor, Daria, Toni, Jordi, Víctor, Roma, Mar, Anna,… lo mejor, que Elena Arnaiz no me falla nunca.
Y mientras, sigo pensando que tengo mucha suerte porque mucha gente quiere que esté aquí, y todavía no sé muy bien por qué, pero ya voy a intentar yo no planteármelo más.

Quizás la gente empieza a valorar más la normalidad. Quizás estemos todos cansados de gurús. Y quizás quieran escuchar historias de personas normales, quizás no soy yo el que debería estar aquí, pero pienso disfrutarlo y pienso agradecerlo.

Y ya está. 
Y no pienso más. 
¡A tomar por culo!

#atxc

Kiko Rivera…


Y LA MAGNÍFICA TEORÍA DE LA ZONA DE CONFORT!!

… cuando la zona de riesgo es una zona completamente vivible y disfrutable.

Tweet Kiko rivera (@riverakiko):

“Estar en Sevilla en un centro comercial y se te acerque un pequeñajo y te diga “Kiko yo quiero ser como tú” no tiene precio. #subidon!”

En fín. Llevo, durante estos últimos meses, dando infinidad de conferencias en infinidad de instituciones públicas y privadas, universidades, empresas,… en todas ellas intento conjugar contenidos más o menos profundos con muchas dosis de humor y ejemplo prácticos que me ayuden a explicar esos contenidos.

#SIN_VERGÜENZA es una de esas conferencias que realizo y tiene como tema principal la innovación y la creatividad como base de la buscada diferenciación en todos los ámbitos: personal, profesional, empresarial, etc… Mi lema “no luches por ser el mejor, los tipos de perfil medio bajo como yo no lo conseguimos nunca. Lucha por ser diferente. Es otro de los caminos para llegar a tu éxito”.  Efectivamente en esta charla desarrollo esta idea dando mil ejemplos tanto personales como de mercado, que apoyan mi teoría del éxito de los pringaos como yo.

También hago mucho hincapié en la ya tan cansina teoría de salir de la zona de confort. Ufff, la verdad es que es una teoría muy recurrente y que empieza a ser un poco plasta, pero eso no quiere decir que no tenga TODO de cierto. Obviamente no se puede ser emprendedor sin estar dispuesto a salir de la zona de confort, ni se puede ser un buen empresario, ni se puede ser buen estudiante, ni creativo, incluso me atrevería a decir que no serás nunca una persona completa si no estás dispuesto a salir de esa zona.

Bueno, no voy a explicar a estas alturas lo que es la zona de confort  (hay un vídeo de dibujos en youtube que lo explica magistralmente y seguro que lo has visto) pero sí que quiero centrarme en la situación de vivir en zona de riesgo. Yo me paso la vida viviendo en zona de riesgo, haciendo cosas con muchísimo riesgo, destrozando diariamente mi zona de confort. Y no me refiero a:

  • Paso de ponerme los guantes de plástico en la gasolinera, estoy “to loco”.
  •  No apago el móvil en el cine, solamente le bajo la voz.
  •  Me baño en la playa faltando 1 hora para que se me pase la digestión.
  •  Bebo cocacola CON cafeína incluso a la hora de cenar, que pasa?

Efectivamente no me refiero a eso, salir de la zona de confort implica entender que el ridículo no existe, es algo que te creas tú en tu cabeza.  Por tanto se trata de hacer cosas sin pensar que puedes hacer el ridículo. Implica también hacer cosas que de verdad te incomoden (igual que cuando vas a un gimnasio te dicen que hasta que no te duele, no estás haciendo ejercicio). Pues esto igual, hasta que no estás incómodo no has salido de la zona de confort.

Os voy a contar cómo sé yo que una acción me va a llevar fuera de mi zona de confort: cuando a la situación que se te plantea se le puede añadir un … “a tomar por culo”. Efectivamente, en ese momento sales de la zona de confort. “oye, ¿te atreves a hablar en público durante 30 min?… venga sí , a tomar por culo”; “oye, ¿te atreves a que te haga una entrevista en la radio?, vale, a tomar por culo”.

Es en ese justo momento en el que estás, efectivamente, fuera de tu zona de confort y te sitúas en tu zona de riesgo.

Bueno, pues vivir en zona de riesgo constante no tiene ningún problema. Yo lo hago y me estoy acostumbrando a vivir con esa agonía, con esos nervios, y no pasa nada, le coges el puntillo. Mis charlas llegan al climax de lo absurdo cuando explico que tenemos que aprender de gente como Kiko Rivera, como exponente máximo del “a tomar por culo, lo hago”.  Porque al gran Kiko le plantearon, “oye, tu puedes ser DJ!” “atxc! Y se hizo DJ!!!  ; y le dijeron, “tú puedes ser actor!!!” atxc! Y protagonizó Torrente!; y le dijeron “Kiko tú puedes cantar!!!” atxc! Y sacó un disco!;       y le dijeron “tu puedes ser superviviente!!!” atxc! Y se largó a la isla! …

Kiko y yo  vivimos constantemente en zona de riesgo. Y no nos pasa nada, somos gente normal, bueno, al menos Kiko, y nos reímos de la zona de confort, porque la traspasamos constantemente.

Podría poner más ejemplos de cracks como Kiko y yo: Leticia Sabater (Fronze, para los entendidos), Soraya Sáez de Santamaría, Tamara (ahora Yurena), Octavio Aceves, … todos ellos han demostrado que esa línea de confort es traspasable, y que esa otra zona es perfectamente vivible.

Me encanta reír, me encanta traspasar, adoro innovar y, sobre todo, me vuelve loco destrozar, como Kiko, esa zona de confort.

¿QUE SI ME ATREVO?
#ATXC!!! …