MI EXPERIENCIA TED.

<<¿Qué hace una chica como tú en un sitio como éste?>> 

¡Joder! Justo es ese trocete de la canción, lo que me llega a la cabeza últimamente. Cada dos por tres, esa dichosa cancioncita de “Burning”, que tampoco me mola mucho, la verdad. 

Me pasa constantemente que me encuentro en situaciones o en entornos en los que nunca pensé  que estaría. Es como que hay sitios que no son mi lugar, como que hay momentos que yo no debería vivir.

Todo empezó como un reto, como una apuesta personal; ¿Que no puedo hacerlo?, ¡a tomar por culo!. Así que intenté hacer mi primera conferencia, luego la segunda, luego la mejoré, luego la diferencié, y sin saber muy bien por qué, ahora me encuentro recorriendo teatros y salones de actos de toda España, con un éxito relativo y una incredulidad grandísima por mi parte. 

Y sin quererlo, y sobre todo sin buscarlo, llegó esa llamada.

Me acuerdo perfectamente, yo estaba en un pesadísimo cumpleaños trimestral de los críos de la clase de Bruna, mi hija de 6 años.

Sergio Ayala? Hola, soy Ana Reyes, de la organización del TEDX Eixample de Barcelona. Vimos tu conferencia en el auditorio de Oviedo y nos gustaría contar contigo como speaker en el próximo TEDx.

( Ahora os digo lo que pensé, y luego lo que le contesté: …pero cómo voy a ir yo a un TED… pero se han vuelto locos… pero si yo no estoy preparado para hacer un TED… pero de qué voy a hablar, pero si yo soy incapaz de memorizar nada, pero si yo no hablo, balbuceo, …)

Sergio… ¿entonces podemos contar contigo?

Ana, claro que sí, a tomar por culo (otra vez, como todo en mi vida, todo empieza con esta frase).

Y así fue como me embarqué en esta movida. Bueno, movidón

Resulta que esto no es fácil, que te ponen un coach, en mi caso, Robert Ferrer, maravilloso, pero que me hizo currar como nunca. El tío no hacía más que ponerme pegas a todo, tenía que mandarle guiones que me destrozaba y vídeos con mis ensayos que no hacía más que criticar constructivamente siempre, claro. Robert fue la clave, fue el guía y le estaré eternamente agradecido. El y Rubén Montesinos, mi bro, siempre aconsejándome y siempre acompañándome, menos mal.

El tema de mi ponencia tenía que ser creativo, potente, diferente y motivante. Claro. Fácil. 

Sonó otra vez la dichosa cancioncita de Burning en mi cabeza, y más cuando me dijeron los nombres del resto de ponentes. Bárbaros. Seguramente los mejores. Los mejores y yo. 

¿Qué pinto yo aquí?, pues ese fue mi tema del TEDx… cómo un tío normal, de perfil medio bajo, puede llegar a formar parte de TEDx. Y desarrollé un Manifiesto en favor de los Hombres Medios, en el que los 3 pilares de mi vida me han ayudado a estar ahí, en ese TEDx: 

Diferenciación, valentía y resiliencia

No hay más. No hay menos.  Y me salió bien, muy bien, y si veis mi charla entenderéis por qué. Ensayos, nervios, tiempo tasado, más nervios, risas, nervios y mucho limoncello.

¿Lo mejor de la experiencia TEDx?

El aprendizaje, el esfuerzo, el comprender el método. Lo mejor, sin duda, la gente que conocí: Ana, Pau, Robert, Guillem, Paula, Víctor, Daria, Toni, Jordi, Víctor, Roma, Mar, Anna,… lo mejor, que Elena Arnaiz no me falla nunca.
Y mientras, sigo pensando que tengo mucha suerte porque mucha gente quiere que esté aquí, y todavía no sé muy bien por qué, pero ya voy a intentar yo no planteármelo más.

Quizás la gente empieza a valorar más la normalidad. Quizás estemos todos cansados de gurús. Y quizás quieran escuchar historias de personas normales, quizás no soy yo el que debería estar aquí, pero pienso disfrutarlo y pienso agradecerlo.

Y ya está. 
Y no pienso más. 
¡A tomar por culo!

#atxc

Alenta Equipo 2019

Alenta Equipo: HEYDAY 2019

He tenido la gran suerte de colaborar con el grupo ALENTA EQUIPO, hablando sobre #talento , #inspiracion y como siempre, mucho #humor, en su #heyday2019. ¡¡Os dejo unas fotos!!

“El pasado jueves 11 de Abril reunimos a clientes, colaboradores, amigos y amigas en un evento inspirador y muy especial para nosotros, el HEYDAY 2019. El equipo de Alenta quiere agradecer inmensamente a todas las personas que asistieron y nos acompañaron en una tarde tan especial. Gracias infinitas a todos por el #Heyday2019. Clientes, colaboradores, amigas, amigos. Lo dije y lo repito: fue una pasada veros allí a todos juntos.

A Idearideas por la creatividad desde el minuto cero y la organización hasta el último minuto. Cracks

A Sergio Ayala Climent por dar lo mejor de sí para nuestros clientes. Por hacernos reir a mansalva. Por ser auténtico. CRACK

A Pedro Salas por hacernos vivir la magnífica experiencia de saborear sus deliciosos platos (y de ver su elaboración).

A Masía Fuente la Reina por acogernos así de bien en ese espacio maravilloso, y dejarnos hacer”

Alenta Equipo

Reír por no Follar

Pues eso, ya que lo otro no se puede, por lo menos riamos, por lo menos pasémoslo bien, por lo menos hagamos la risa, lo del amor lo dejamos para otras circunstancias.

¿Qué de qué va esto? Esto va de la importancia de partirte el culo, partirte el culo como filosofía de vida. Esto va de establecer la risa, el buen humor, la felicidad como valor estratégico de la empresa para ganar más pasta, y como objetivo final del humano trabajador como tú y yo en el encuentro de una felicidad global.

Atención, que quede clarito: NO SE PUEDE SER FELIZ EN LA VIDA SI NO ERES FELIZ EN TU TRABAJO. Porque pasas más horas currando que en tu “otra” vida, porque tu “otra” vida N-O E-X-I-S-T-E. La vida es una, única y es indivisible, y currar forma parte de ella, parte en un 80% del total, así que si no eres feliz en el curro, lo siento, no serás feliz nunca.

Para darle una base pseudo-científica a mis razonamientos, dos estadísticas contundentes:

ESTADÍSTICA A:

Publicada por la revista MUY INTERESANTE.  Resume en qué ha gastado el tiempo de una vida un ciudadano europeo (como tú y yo) de 70 años (yo no, a lo mejor tú). Pues fijaros, 30 años de su vida estando de pie, 23 años durmiendo, 17 años estando sentado,  16 años caminando, 9 años trabajando…etc,etc. (http://www.microsiervos.com/archivo/mundoreal/cuanto-tiempo-de-nuestra-vida-pasamos-muy-interesante.html)

Luego, hay otros datos más irrelevantes como: 500 días guardando colas, 180 días hablando por teléfono, 177 días vestirse un hombre,  531 días vestirse una mujer, 117 días lavarse un hombre,  2 años lavarse una mujer, 110 días haciendo el amor (creo que me quedan muy buenos años por delante según esta estadística, me van a salir días de dos,…).

Pero lo más importante de esta estadística es que en lo primero que gasta su tiempo un ser humano de forma no BIOLÓGICA, de forma antinatural, de forma artificial, es TRABAJAR.  Trabajar es lo primero que hace un humano que no es intrínseco a su naturaleza. Quedémonos con ese dato.

ESTADÍSTICA B:

Publicada por el periódico digital 20 Minutos. Hacen una macro encuesta con la pregunta ¿qué te da más placer? Pero placer, placer, ya sabes, ese  de “ohhhh! Que gustito!!!”.

Bueno pues las más votadas son:  1º) practicar sexo, 2º) dormir, 3º) comer, 4º) reír. En el puesto 7 recibir sexo oral,  otros son divorciarse, mirar el Facebook, encontrarse dinero en el suelo, esquivar un control policial,… bueno, hay de todo. (http://listas.20minutos.es/lista/cuales-son-los-mejores-placeres-de-la-vida-335710/)

Atención, la cuarta cosa que más placer le da a un ser humano es reír.

Bueno, pues ahora juntemos las dos estadísticas a ver qué pasa:

Resulta que lo primero que más hacemos en nuestra vida de forma NO natural es trabajar (Estadística A).  Resulta que las 4 cosas que más placer nos dan son: sexo, dormir, comer y reír. (Estadística B)

Pues analicemos:

PRIMERA INTERACCIÓN: sería genial poder trabajar y practicar sexo todo a la vez. Eso solo está al alcance de Nacho Vidal y pocos más… bueno si no contamos las cenas de Navidad de las empresas.  Así que esta primera interacción no la podemos tener, al menos yo.

SEGUNDA INTERACCIÓNdormir y trabajar. Joder. Bueno, esto tampoco es sencillo. Para esto hay que crear un partido político, presentarte a unas primarias, que te voten los militantes, que te presentes a unas elecciones generales, que te voten los ciudadanos, que salgas diputado, que te metan en una comisión de investigación del PP, y ahí sí, a dormir. Por tanto, solución poco viable a corto plazo. Dormir y trabajar tampoco me lo puedo permitir.

TERCERA INTERACCIÓNComer y trabajar. Ostras, esto molaría mucho, pero tampoco es compatible con mi trabajo. Eso hay que dejarlo a Arguiñano , a Chicote, …  también a Nacho Vidal, claro.

CUARTA INTERACCIÓNTrabajar y reír. Ostras sí. Esta sí. Esta solo depende de mí, no interfiere en mi trabajo, y es más, me ayuda a ser más productivo y afianzar mis relaciones y mis canales de comunicación. Pues resulta que sí puedo hacer que mi vida sea mucho más placentera si soy capaz de ser feliz, de reírme, de pasarlo bien en el trabajo.

CONCLUSIÓN:

De todo lo que puedes hacer en tu vida laboral, lo primero que depende de ti, es el buen humor, es la risa y de eso va a depender tu felicidad, no lo dudes.  La psicóloga Maria Jesús Alava Reyes, una de las psicólogas más influyentes de España, nos dice claramente que “la productividad de una empresa con personas felices aumenta hasta un 31 %”, y se hace la gran regunta…”¿por qué en las entrevistas de trabajo se habla de competencias y de capacidades y no se pregunta si eres feliz?”

¿tú contratarías en tu empresa a un triste?, “si,  es muy bueno, pero es un triste”. Yo no lo contrato ni de coña.

Tristes de España. Vamos a acabar con vosotros. Comencemos a Bienhumorarnos, a tomarnos el buen humor como un comportamiento obligado y entrenable para empoderarnos de nuestra felicidad. Y esto vale para todos, bueno, menos para Nacho Vidal, el con lo suyo ya lo tiene arreglado.

Nosotros, a reír, por no follar.

Me río de las 4 P´s!

Llevo muchos años ya en el mundo de la empresa y bastante camino recorrido. No puedo decir que haya aprendido mucho durante este periplo pero sí me reconozco nulo en casi todo lo que aprendí en los años de universidad. Seguramente la culpa es mía, no digo que no, será que he sido siempre un calamidad para los estudios, pero os aseguro que poco (más bien nada) de esos años de estudio he interiorizado.  

Entre todas las cosas absurdas que he memorizado, más que aprendido, me da muchísima rabia el tal Sr. Samuelson,  de economía, un tochazo de libro tremendo que nos hablaba de análisis macroeconómicos  donde las constantes eran inamovibles y las variables lo hacían tanto que no acertabas a identificarlas en la gráfica. Cayendo a un populismo y a una demagogia propia de mi persona, decir que tanto estudio de economía, él y todos los que son como él, nunca fueron capaces de predecir,  con constantes o con variables, me da lo mismo, la que se nos iba a caer encima.

Otro de esos recuerdos tremendos de mi época de lechón fueron esas maravillosas 4 P´s del marketing: Product, Price, Place and Promotion. Vale, os lo traduzco porque seguro que no sabéis lo que significa: producto, precio, localización y promoción o comunicación. Tengo un nivel de inglés de instituto tremendo. Paradójicamente esto sí lo memoricé en la carrera, lo interioricé, lo asumí y lo hice propio. Soñé que cuando fuera empresario, si lograba aplicar las 4 P`s en mi empresa, tendría el éxito asegurado.

Soy empresario. De bajos vuelos, eso sí,  pero empresario al fin y al cabo (www.sacservicios.com y www.sergioayalacliment.com), y después de 15 años en la jungla del mercado (me encanta) puedo decir, con la cabeza bien alta y lleno de razón que “me río de las 4 P´s del marketing”. Me explico:

1.- PRODUCTO. Da igual el producto o servicio que tengas. Es indiferente su calidad, su envasado, su embalaje,… da lo mismo. Lo importante es que se venda. Es decir. No importa que tengas un buen producto, si no se vende no vale para nada. Regálaselo a tu madre y que lo ponga encima de la tele al lado de la flamenca.  Es posible que tengas un buen vino, o un buen perfume, pero lo que lo va a vender es el diseño de la botella. Qué triste (un saludo a todos los enólogos de España). Incluso la marca. No te estrujes el cerebro. Debe ser, sobre todo, y ante todo, recordable: nadie sabe cómo se escribe esa tónica tan famosa, pero todo el mundo la recuerda (swep…shueppes,…bueno, como sea). El otro día un alumno me dijo que era comercial de una marca de ropa que se llama “DE PUTA MADRE” (lo podéis ver en internet), y vale una pasta esa ropa. La venden en el Corte Inglés.  El producto se ha de vender, la marca se ha de recordar, no importa lo bueno o lo malo que sea el producto, o lo bonita y creativa que sea la marca. Hagamos cosas vendibles y recordables. Somos empresa y queremos ganar dinero, en eso consiste esto.

2.- PRECIO. Estudiamos en la carrera las tres teorías distintas para poner el precio a los productos o a los servicios: la teoría de la demanda, la del coste o la de la competencia. Pero luego resulta que, volviendo al vino, voy a comprar el vino y lo hago  por el precio, y no por su contenido. Es decir, si voy a tener una cena romántica con una chica, compraré un vino de unos 10 € para quedar bien, me dará igual lo que haya dentro. O si compro un perfume para mi señora madre, el día de su cumple, me gastaré 80€ y me dará igual a lo que huela. Lo que importa es el precio, no el producto. Tanto es así que tengo un amigo que comercializó pantalones vaqueros a 30 € y no vendió ni uno. Los mismos los puso a 120 € y abrió varias tiendas.  Por muy barato no significa que vayas a vender más. De hecho tienes todas las cartas para arruinarte. El tema del precio es una trampa, un juego, una apuesta que no te puede explicar ninguna teoría económica, que no me vengan con milongas.

3.- LOCALIZACIÓN. Ya os lo digo. Ahora mismo es totalmente indiferente. Ahora mismo te puedes montar un outlet de ropa deportiva en un pueblo desaparecido de la montaña y tener un éxito tremendo. O un restaurante perdido del mundo y llenarse todos los fines de semana. En cambio lo tienes en la Plaza Mayor de Valencia y te toca traspasarlo. Mis padres (y muchos de su ciudad) que viven en Castellón iban a Andorra a comprar leche, azúcar y mantequilla. Andorra está de Castellón digamos que un poco lejos. Yo no sé de donde me traen la comida china cuando llamo por teléfono, me da lo mismo. Me la traen a casa. No sé de donde son los de AVON, se que están por todas partes. Las cosas que compro por Internet… ¿de dónde me las traen? … da igual. Tampoco importa la localización. Todo es tan relativo que una buena o mala localización no va a hacer que tu negocio triunfe, se trata más bien de optimizar los canales de distribución, pero no voy a entrar en eso.

4.-  PROMOCIÓN. Directa o indirecta. ¿Cuál funciona? Pues la que haga que venda más tu producto. Antes cuando veías eso de “Anunciado en TV” era marca de calidad. ¿Ahora te puedes fiar de eso? De hecho la gente ya no ve la TV. Los jóvenes pasan más tiempo en Internet que viendo la TV. Hay publicidad brutal gratuita. Con tecnología móvil, con marketing de guerrillas, con YOUTUBE, con los comentarios de los usuarios en las web de los establecimientos,… y cuestan mucho menos dinero que las vías tradicionales de publicidad y son infinitamente más efectivas.

El que una Sra. con barba haya ganado Eurovisión refuerza mi teoría: ni tenía un buen producto (estamos hablando de una voz empastada y mediocre, ni mucho menos la mejor), ni tenía un buen envasado (estéticamente una Sra. con barba no es lo más excitante, por lo menos para mí), ni una buena marca (se llama Conchita, hombre, glamour glamour…), ni tenía un buen precio (podríamos decir que se trataba de un producto barato, de divertido Club de Chueca con aires Almodovarianos), ni representaba a un país con un pedigrí artístico reconocido, Austria, … pero la Sra. Conchita ganó. ¿Por qué? Pues no se lo preguntéis al Sr. Samuelson porque os meterá un coñazo y no os enterareis que nada. Ganó por creativa e innovadora. Ganó por única y diferente. Ganó porque sólo me acuerdo de ella de entre 50 cantantes. Y eso es  lo que cuenta, te guste o no te guste.

Al final resulta que todo es muy relativo, y que en el mercado, como en la vida, nada es previsible… puede que eso sea lo bonito de todo esto, no?

Adiós Sr. Samuelson. Hola Conchita.

¡Yo vendo en pijama!

¡Yo vendo en pijama!

Uno, dos, tres, cuatro,… y dieciséis! Vale. Tienes razón, llevo 16 artículos publicados, y he hablado sobre un montón de temas, bueno, sobre varios temas. Pero…¿Qué hay de lo mío? La verdad es que, aunque todo tiene que ver con las ventas, no he contado aún como trabajo yo, mi día a día, cómo hago para salir a vender cada día.

Bueno, pues llegó el momento, me voy a desnudar profesionalmente, de la otra forma mejor que no porque pierdo muchísimo. Os voy a contar como es mi día a día en la jungla de las ventas, jajaja, o como hago que mi negocio, en tiempos de crisis brutal, siga manteniéndose y creciendo día a día.

En definitiva se trata mucho de estadística (una vez leí un artículo que decía que la estadística era esa mierda que concluía que si yo tengo 4 coches porque estoy forrado y tu ninguno porque estás jodido, pues que cada uno tiene 2 coches, me encanta). Se trata de esfuerzo, de repeticiones y de método de trabajo. Se trata de conseguir el máximo rendimiento a tus acciones comerciales y a tu forma de trabajar.

Método de trabajo. 

La semana, en Castellón,  me consta que en toda España es igual, tiene siete días. Durante 7 días tengo la obligación de recopilar, como mínimo, 15 referencias, nunca menos de 15. ¿Eso qué significa? Significa que durante toda la semana tengo que conseguir 15 teléfonos referenciados (“pues llama a mi vecino que tiene una academia de formación, dile que llamas de mi parte, es muy majo”, …, “toma, este es el teléfono de mi cuñao, trabaja en Porcelanosa,  igual te puede poner en contacto con el jefe de producción y le puedes visitar”…). ¿y por qué referenciados? Porque tengo 41 años y paso ya de ir a puerta fría. Me revienta la venta a puerta fría. Me da vergüenza, me pone nervioso, me desmotiva, me da pereza, me acojona ir llamando a puertas a ver cómo me abren, … ya no hago puerta fría, caliento las puertas buscando referencias a todo el que se me pone por delante. Es mucho, muchísimo más sencillo, gratificante y efectivo. Por tanto, paso uno, en 7 días tengo que tener 15 teléfonos en mi agenda, anotados, con la persona por la que tengo que preguntar y con el nombre de la persona que me ha referenciado. (telf.. 628..878, Pepe Pascual, director técnico de Porcelanosa, me ha dado su teléfono Jaime, su cuñado)

Ok, llega el Lunes. El Lunes no me quito ni el pijama. No salgo a la calle. Los lunes por la mañana me encantan, y más si hace frío. Me quedo en casita, calentito, con mi colacao. Cojo mi agenda, abro la página del lunes correspondiente y, ¡Joder, que pasada! Tengo 15 teléfonos a los que llamar!!! … y dedico casi toda la mañana a eso. Y ahora viene el secreto del número  15 … necesito 15 teléfonos, 15, para concertar 3 entrevistas nuevas en 3 días, Martes, Miércoles y Jueves. Esa es mi estadística, de cada 15 llamadas referenciadas consigo 9 entrevistas en 3 días. Hombre, seamos sinceros, no es una estadística muy buena, la verdad, de hecho es bastante mala, pero es mi estadística, 9 de 15, siempre es así.  Así acaba mi Lunes de trabajo, acaba cuando tengo concertadas 3 citas el Martes, 3 el Miércoles y 3 el Jueves. (ojo, hablo de citas de posibles clientes nuevos, no clientes que ya tengo. Hablo de abrir mercado). Una vez tengo esto hecho me voy a correr, recojo a mi hija Bruna de la guardería (lo está llevando fatal, y yo también) y por la tarde, con mi familia, me encantan los lunes (ojo, siempre con la visión de ir consiguiendo teléfonos para el próximo Lunes).

Martes, Miércoles y Jueves. Tengo 2 trabajos. Uno me encanta, que es ir a visitas ya concertadas, a hablarles de mi producto o servicio, según el cliente que sea. Sin ninguna presión, sin intentar esa expresión que tanto odio de “cerrar la venta”. Yo en las visitas “abro la posible venta”, ya se cerrará cuando el cliente quiera. No me preocupa, porque hoy tengo 3 clientes nuevos, mas los que ya tengo, pero mañana tendré 3 mas y el otro 3 mas. No problema. Porque mi estadística sigue. 9 visitas de 15 llamadas. 3 clientes nuevos de 9 visitas. Sigo con niveles bajos de eficacia, ojalá a ti te vaya mejor, pero repito, es mi estadística. El otro de los 2 trabajos que comentaba es el de ir consiguiendo siempre teléfonos para el próximo Lunes. Ya sabes, 15 teléfonos.

Viernes. Día de recogimiento y descanso. Me vuelvo a quedar en casa, en el despacho, recopilo información, mando correos recordatorios, hago presupuestos, hablo con clientes por teléfono, con mis trabajadores, … me encantan lo viernes también. Trabajo hasta las 15h. Por la tarde, a las 16h empieza el Sálvame (los viernes presenta Paz Padilla, yo prefiero a Jorge Javer, pero está preparando el DeLuxe que veré por la noche).

Pues esa es la historia de todo esto. Puede sonar a guasa, pero es totalmente efectivo. Tengo un método de trabajo muy riguroso, establezco mis objetivos, analizo mis estadísticas y rentabilizo al máximo mi tiempo, de forma que intento extraer la máxima eficacia de mis acciones comerciales. Intento sacar el máximo provecho al tiempo de trabajo, de forma que pueda disfrutar de Bruna y de mi mujer que es lo que de verdad, sin duda,  me importa más.

PD.  … y cuando alguien me dice que “¿qué tengo que hacer para vender a puerta fría?” le digo que la cierre. Que eso ya no funciona. Que funcionan las referencias y las cosas bien hechas. Que funcionan las buenas personas, las relaciones personales, nuestros valores añadidos y nuestros valores diferenciales. Que funciona la confianza y la seriedad, y todo eso, todo, se te puede congelar al cerrarse una de esas puertas frías. No te la juegues. (vaya, este final me ha recordado a un anuncio de la DGT, no? 😉

Kiko Rivera…


Y LA MAGNÍFICA TEORÍA DE LA ZONA DE CONFORT!!

… cuando la zona de riesgo es una zona completamente vivible y disfrutable.

Tweet Kiko rivera (@riverakiko):

“Estar en Sevilla en un centro comercial y se te acerque un pequeñajo y te diga “Kiko yo quiero ser como tú” no tiene precio. #subidon!”

En fín. Llevo, durante estos últimos meses, dando infinidad de conferencias en infinidad de instituciones públicas y privadas, universidades, empresas,… en todas ellas intento conjugar contenidos más o menos profundos con muchas dosis de humor y ejemplo prácticos que me ayuden a explicar esos contenidos.

#SIN_VERGÜENZA es una de esas conferencias que realizo y tiene como tema principal la innovación y la creatividad como base de la buscada diferenciación en todos los ámbitos: personal, profesional, empresarial, etc… Mi lema “no luches por ser el mejor, los tipos de perfil medio bajo como yo no lo conseguimos nunca. Lucha por ser diferente. Es otro de los caminos para llegar a tu éxito”.  Efectivamente en esta charla desarrollo esta idea dando mil ejemplos tanto personales como de mercado, que apoyan mi teoría del éxito de los pringaos como yo.

También hago mucho hincapié en la ya tan cansina teoría de salir de la zona de confort. Ufff, la verdad es que es una teoría muy recurrente y que empieza a ser un poco plasta, pero eso no quiere decir que no tenga TODO de cierto. Obviamente no se puede ser emprendedor sin estar dispuesto a salir de la zona de confort, ni se puede ser un buen empresario, ni se puede ser buen estudiante, ni creativo, incluso me atrevería a decir que no serás nunca una persona completa si no estás dispuesto a salir de esa zona.

Bueno, no voy a explicar a estas alturas lo que es la zona de confort  (hay un vídeo de dibujos en youtube que lo explica magistralmente y seguro que lo has visto) pero sí que quiero centrarme en la situación de vivir en zona de riesgo. Yo me paso la vida viviendo en zona de riesgo, haciendo cosas con muchísimo riesgo, destrozando diariamente mi zona de confort. Y no me refiero a:

  • Paso de ponerme los guantes de plástico en la gasolinera, estoy “to loco”.
  •  No apago el móvil en el cine, solamente le bajo la voz.
  •  Me baño en la playa faltando 1 hora para que se me pase la digestión.
  •  Bebo cocacola CON cafeína incluso a la hora de cenar, que pasa?

Efectivamente no me refiero a eso, salir de la zona de confort implica entender que el ridículo no existe, es algo que te creas tú en tu cabeza.  Por tanto se trata de hacer cosas sin pensar que puedes hacer el ridículo. Implica también hacer cosas que de verdad te incomoden (igual que cuando vas a un gimnasio te dicen que hasta que no te duele, no estás haciendo ejercicio). Pues esto igual, hasta que no estás incómodo no has salido de la zona de confort.

Os voy a contar cómo sé yo que una acción me va a llevar fuera de mi zona de confort: cuando a la situación que se te plantea se le puede añadir un … “a tomar por culo”. Efectivamente, en ese momento sales de la zona de confort. “oye, ¿te atreves a hablar en público durante 30 min?… venga sí , a tomar por culo”; “oye, ¿te atreves a que te haga una entrevista en la radio?, vale, a tomar por culo”.

Es en ese justo momento en el que estás, efectivamente, fuera de tu zona de confort y te sitúas en tu zona de riesgo.

Bueno, pues vivir en zona de riesgo constante no tiene ningún problema. Yo lo hago y me estoy acostumbrando a vivir con esa agonía, con esos nervios, y no pasa nada, le coges el puntillo. Mis charlas llegan al climax de lo absurdo cuando explico que tenemos que aprender de gente como Kiko Rivera, como exponente máximo del “a tomar por culo, lo hago”.  Porque al gran Kiko le plantearon, “oye, tu puedes ser DJ!” “atxc! Y se hizo DJ!!!  ; y le dijeron, “tú puedes ser actor!!!” atxc! Y protagonizó Torrente!; y le dijeron “Kiko tú puedes cantar!!!” atxc! Y sacó un disco!;       y le dijeron “tu puedes ser superviviente!!!” atxc! Y se largó a la isla! …

Kiko y yo  vivimos constantemente en zona de riesgo. Y no nos pasa nada, somos gente normal, bueno, al menos Kiko, y nos reímos de la zona de confort, porque la traspasamos constantemente.

Podría poner más ejemplos de cracks como Kiko y yo: Leticia Sabater (Fronze, para los entendidos), Soraya Sáez de Santamaría, Tamara (ahora Yurena), Octavio Aceves, … todos ellos han demostrado que esa línea de confort es traspasable, y que esa otra zona es perfectamente vivible.

Me encanta reír, me encanta traspasar, adoro innovar y, sobre todo, me vuelve loco destrozar, como Kiko, esa zona de confort.

¿QUE SI ME ATREVO?
#ATXC!!! …

¡ESAS HOSTIAS QUE ME DOY!


Cada hostia que me he dado me ha dolido, cada tortazo recibido me ha jodido, con cada tropezón me ha entrado vértigo y nunca, nada de eso, me ha gustado.

Porque a nadie le gusta equivocarse, porque yo no creo que nos ayude tanto el fracaso, porque prefiero mil veces el éxito, porque ese fracaso está sobrevalorado, porque yo, como humano, lloro en cada una de mis caídas.

Pero estoy aquí, aquí y ahora, y todo lo que soy, fui y seré, es consecuencia de mis reacciones ante las hostias que me he dado, de esas veces que, magullado,  me he levantado. Pero ojo, no por superhombre con súper poderes. Por eso, por humano.

Estamos preparados para levantarnos, genéticamente, en nuestro ADN.

Un ejemplo.

El otro día en respuestas de Yahoo leo una conversación que me deja todo loco:

–          Hola buenos días. Mi hijo es muy torpe. No hace más que caerse cuando intenta ponerse de pie. Tiene 15 meses y no hay manera de que camine. ¿alguien me puede decir cuántas veces es lo normal que un crío se caiga al día? … porque igual el mío es anormal…

–          Hola buenos días. Un poco torpe igual sí que es tu hijo. Te digo. Un niño suele caminar entre los 12 y 15 meses. Mi hijo, lo he contado, se suele caer unas 5 veces a la hora.

Bueno, ante esa conversación yo saco mis cálculos. Un crio entre 12 y 15 meses está activo unas 10 horas al día. El resto del día lo pasa, durmiendo, llorando, comiendo y destrozándome el comedor de casa. Total, que si se cae 5 veces cada hora activa, durante 3 meses, 90 días,… eso hace un total de 4.500 veces. Un niño se cae 4.500 veces antes de comenzar a caminar, antes de conseguir su objetivo. 4.500 hostias no son pocas.

Pues la clave de que lo consiga es simple. Es siempre un  x+1. Da igual las veces que tropiece (x), siempre  se va a  levantar una vez más. Siempre tiene que haber un +1.  Cuando me hablan de éxito, solo pienso en ese +1. Todos los que han tenido éxito en la vida han tenido claro ese +1. Yo ahora soy lo que soy, que no es ni mucho ni poco, por mi propio (+1)

No mola darse hostias en la vida, pero si te las das aprende y suma el (+1). Esa, precisamente esa es la clave. Y eso va, sobre todo, para gente como yo, para pringaos, para esa clase de gente que nos suelen salir mal las cosas. Pero también va para los emprendedores, que no mola fracasar, pero que deben tener claro que se trata de sumar. Va también para los desempleados que no encuentran trabajo, y va también para ti, porque nada en la vida da más satisfacción que el objetivo conseguido, precisamente por eso, porque te das cuenta de que el +1 es la esencia del ser humano que está  genéticamente preparado para sumar.

Tatúate un +1 en tu culo, que no se te olvide, que luego las hostias te sabrán de otra manera.

Entrevista de trabajo

Ahora estoy yo en la otra parte de la mesa, y tú vienes a pedirme trabajo… ¿en qué me vas a ayudar? ¿Qué me tienes que decir? ¿Qué es lo que quiero yo oír?

Dicen algunos que la vida es como un carrusel, que a veces estás en un lado y otras veces a otro, que todo es  un ciclo de subidas y de bajadas y que más nos vale no tener verdades absolutas porque las cosas se van relativizando conforme el tiempo nos va madurando.

Me he pasado 3/4 partes de mi vida buscando trabajo y haciendo entrevistas frente a responsables de recursos humanos de innumerables empresas: bancos, azulejeras, constructoras, academias de formación, corredurías de seguros… y tengo que admitir que en casi ningún proceso de selección me han escogido a mí. Con cada una de esas contestaciones negativas me he sentido defraudado, enojado, incomprendido y, sobre todo, poco valorado.

Al cabo de los años, mi ciclo vital ha dado un sorprendente vuelco. Ahora me encuentro yo al otro lado, escuchando a gente excepcional buscando que, esta vez, yo les ayude a encontrar ese soñado puesto de trabajo. Y es ahora, precisamente, cuando me doy cuenta de lo mal que lo hice durante mucho tiempo. Tuve muchísimos fallos que ahora analizo, y entre todos ellos destaca uno importantísimo: no supe nunca transmitir lo que el entrevistador quería sentir, no supe nunca ponerme en el otro lado, porque yo estaba, me creía, por encima de todo. Porque hacía entrevistas como churros, y no era capaz de valorar cada oportunidad que se me presentaba. Hacía entrevistas como churros y recibía negativas como rosquillas. Muy triste.

Hoy estoy yo aquí, con el poder para contratarte, de la misma forma que en un tiempo puedo volver a estar al otro lado, y te voy a decir qué quiero exactamente que me transmitasporque si lo haces, estás contratado:

–          Ante todo quiero que vengas preparado. Tienes un montón de herramientas, sobre todo con internet,  para que conozcas la realidad de mi empresa. Eso te va a dar una gran ventaja: puedes preparar un CV a medida de mi realidad, a medida de mis necesidades, esto es, un CV totalmente personalizado, subrayando todos los aspectos que te vinculen con la idiosincrasia de mis necesidades.  Quiero sentirme investigado, quiero sentir que te has preocupado por encontrar información, quiero saber que ya me conoces a mí y a mi empresa.

–    Quiero que estés vivo. Muchísima gente que viene a entrevistas parecen desilusionados, tristes, desmotivados. No es el momento, de verdad. Déjate eso en casa y ven seguro. Hazme sentir que a tu lado, las cosas me van a ir mucho mejor, y para eso, necesito gente segura, resolutiva, gente feliz, gente que aporte algo a la jodida realidad de mi empresa.  Hazme ver que juntos  vamos a trabajar mucho mejor. Créame la necesidad de tenerte cerca de mí. Pero sobre todo no me hables de crisis, que bastante tenemos ya, háblame de oportunidades.

–     Potencia tu aspecto comercial y dejémonos de tonterías. Toda empresa quiere ganar más dinero, y, para eso, debemos ser todos comerciales, vendedores, de la empresa. Da igual el puesto al que optes: psicólogo, recursos humanos, cadena productiva, administración, técnico o limpiador,… me es indiferente. En mi empresa todos tenemos que vender porque de eso comemos todos, no lo olvides. No quiero a nadie que no sepa vender desde su puesto de trabajo. El que sea, en mi empresa y en cualquiera, te lo aseguro.

–       Guioniza todo lo que puedas tus contestaciones.  Tienes que tener controlados los puntos débiles de tu CV o de tu vida laboral… ¿cómo es que has cambiado tanto de trabajo? ¿cómo es que has trabajado tanto tiempo en empresas sanitarias y ahora vienes a una empresa de formación? … da igual, lo que sea. Todos tenemos puntos débiles que debemos conocer y debemos estar preparados para dar una contestación válida ante el apunte del entrevistador. Déjate de improvisar. Sólo improvisan los cracks y ni tú ni yo lo somos. Tienes que guionizar tu presentación, la explicación de tu vida laboral, el por qué crees que me puedes ayudar, guioniza hasta la despedida. Controla todo lo que pueda pasar en la entrevista y muéstrate seguro.

–          Cae bienSobre todo cae bien. Este punto es clave. No te voy a contratar si no me caes bien por mucho CV que tengas. Déjate eso de “yo soy como soy” y esfuérzate cada minuto que pases conmigo en caerme bien, para eso, ante todo, utiliza y analiza tu comunicación NO verbal (supone el 80% de la comunicación como bien sabes). Sonríe, mira a la cara, da bien la mano, se correcto, escucha,… ya sabes, todo este rollo que no vamos a repetir ahora, pero todo eso te ayudará a empatizar conmigo o con quien sea.

–          Sobre todo, se diferente. Se único. Se creativo. Dime cosas que me sorprendan, haz cosas que hagan que me acuerde de ti. Tienes que tener clara una cosa: siempre habrá gente a la que entreviste con mejor CV que tú, siempre, mejor preparada. Pero tú eres único/a y me lo tienes que transmitir, me lo tienes que hacer ver.

… y hay algunas cosas más, pero creo que son menos importantes.

Y te explico esto desde la humildad. Todo esto es algo que yo no hice cuando lo tuve que hacer, y así me fue. Entiendo perfectamente la presión que cada entrevista de trabajo supone, porque la he sufrido, pero  sé un profesional en tu búsqueda de empleo.

Una apreciadísima compañera mía, Elena Arnaiz, escribió un artículo brutal que me hizo pensar mucho: Tú no eres un desempleado (te aconsejo que te lo imprimas y lo pongas en tu mesita de noche y lo leas cada mañana antes de irte a buscar trabajo http://www.lanuevarutadelempleo.com/Noticias/tu-no-eres-un-desempleado). Yo soy un experto en ventas que busco empleo. Yo soy un psicólogo que busco empleo. Yo soy un albañil que busco empleo… YO NO SOY UN DESEMPLEADO. Me encanta esta reflexión, gracias Elena Arnaiz, nunca lo había planteado así.

Bueno, aplica todo esto si quieres, claro. Y cuando vuelva a ir yo a buscar trabajo, y esa vez me entrevistes tú a mí, recuérdamelo tío, te lo agradeceré.

Y para acabar de plagiar a Elena, voy a finalizar con otra genial frase suya “tu situación de desempleo tiene un final feliz”  (me estoy jugando el plagio, madre mía… un abrazo Elena! Jajaja!)

Yo soy el CRACK

Pues sí, lo voy a admitir. Quizás peque de soberbia, de egocentrismo, de chulería o pedantería, pero lo admito abiertamente, soy un crack, no, soy EL crack. ¿Qué a qué viene esto?, pues a que estoy de subidón. De un tiempo a esta parte todo lo que hago me sale bien, y, ojo, que eso lo puede decir poca gente, Jorge Javier Vázquez, yo y un par mas…

Está bien, os voy a decir como lo hago. Se trata de creatividad y se trata de VAP, del valor añadido que le pones a tu producto, a tu servicio o, como en mi caso, a mí mismo. La palabra es DIFERENCIACIÓN CONSTANTE, y eso es, ha sido, precisamente, lo que me ha llevado, por ejemplo,  a que me escojan a colaborar en esta fantástica publicación de RRHH. Podrían haber escogido a otros, a otros miles de otros, pero ese día me escogieron a mí, y no era el mejor, era el diferente.

Y así todo. DIFERENCIACIÓN CONSTANTE.  Señores responsables de departamentos  de recursos humanos, ya no me interesan los títulos para buscar trabajo. Me han servido de poco. Siempre, en todos los sitios, hay 300 personas que presentan un curriculum mejor que el mío. La gente como yo, como decía aquel, de perfil medio/bajo, no podemos competir en esto. Así que decidí ser diferente en todo lo que hago, no por NOTAS sino por necesidad, y oye, me ha dado resultado.

Tengo una empresa de montajes industriales atípica en la que trabajan comerciales que saben soldar, comerciales electricistas, comerciales mecánicos, porque para mí lo que importa es que se genere negocio, y eso solo se consigue desde el perfil comercial de absolutamente TODOS sus empleados. La jerarquía en mi empresa es totalmente  anárquica, no hay jefes, nadie, y cada cual se autogestiona su propio tiempo de trabajo, sin control, con autocontrol.  Mi empresa es diferente. Ni mejor ni peor, pero muy diferente. De la misma forma los cursos que imparto son diferentes, experimentales, como un gran foro de motivación. En mi ciudad, cada día se dan 25 cursos distintos de motivación comercial, con profesores excelentes muchísimo más preparados que yo. Pero me contratan a mí fundamentalmente porque soy diferente.

¿nos preocupamos en buscar nuestros propios valores añadidos al resto? Si no nos diferenciamos del resto no podemos extrañarnos de que la gente contrate a la competencia, es solo cuestión de suerte o, como poco, de probabilidad. Y aquí es donde juega un papel muy importante la creatividad. Gastemos tiempo en cultivar la creatividad en todo lo que hagamos, fundamentalmente porque no se puede ser diferente sin ese pellizco de creatividad, y eso  se estudia, se entrena y luego se prueba.

De la creatividad saldrá esa DIFERENCIACION CONSTANTE buscada, que nos dará singularidad en una búsqueda de trabajo, en una selección de personal, o en un proceso de contratación de servicios.

Lo explico con un ejemplo. Llevo más de 10 años tomándome cañas en la misma plaza de mi ciudad. El pasado viernes veo un cartel espectacular que pone BARBERÍA.  Un cartel muy transgresor. Sí,  espectacular. Me acabo la cerveza y decido que esta vez mi barba me la arregla un barbero, cosa que nunca he hecho. Cuando entro le comento al barbero “excelente idea la de abrir una barbería en esta plaza, felicidades”. El Sr. Barbero agacha la cabeza y me dice “llevamos 80 años en esta plaza, ¿no nos conocías?, hasta hace dos semanas ponía fuera peluquería de caballeros” … entonces caí, ah! Vale! Era la peluquería! “el cartel lo ha cambiado mi hijo. Íbamos a cerrar el negocio porque estaba muerto, pero mi hijo decidió probar a cambiar el cartel y llamarlo simplemente barbería. En dos semanas han entrado 200 personas nuevas, estamos desbordados, las barbas están de moda”.  CREATIVIDAD, INNOVACIÓN, DIFERENCIACIÓN… Castellón,  74 peluquerías de caballeros en toda la capital, 2 barberías  (en la que siguen cortando el pelo a caballeros, claro).

Yo no se si hay un negocio más tradicionalmente conservador , estanco y “casposo” que una peluquería de caballeros de toda la vida (no me refiero a las peluquerías modernas), pero ante una situación de crisis, una situación extrema, se han decantado por la creatividad y la diferenciación, y eso, sólo eso, y no la gran experiencia del Sr. Peluquero y todos sus títulos, le han salvado el negocio, ni más, ni menos.

Y eso no lo digo yo, que estoy de subidón, eso lo dice Albert Einstein: “sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”

Nota del autor. Estoy seguro de que si has leído este artículo ha sido por dos razones: o porque ya me conoces y te gusta lo que escribo, cosa que te agradezco, o porque he decidido ponerle un título que me diferencie totalmente de los demás artículos, y, por eso, me has escogido a mí. Muchísimas gracias por ello.

Mi vida en Rock’N’Roll

Nacer, ir al colegio, hacer tus deberes, portarse bien, comerlo todo, comer sano, dormir bien, ver la tele, ir al instituto, llegar pronto a casa, aprobar, no decir palabrotas, salir con una chica, portarse bien, muy bien, aprobar selectividad, universidad, estudiar mucho, ir poco a la cantina pero mucho a la biblioteca, encontrar trabajo, seguir con la misma chica, vestir bien,  hipoteca, boda, horarios, … STOP!!! POR DIOS … ¿DÓNDE QUEDA EL ROCK AND ROLL?

Efectivamente nos movemos, de hecho nos hemos movido siempre, en un sistema predefinido, de conductas predeterminadas en una sociedad de arquetipos homogéneos que mata, revienta, todo lo que sea diferenciación y creatividad.

El otro día ví una conferencia de Sir Ken Robinson por YouTube, os pongo el enlace, vale mucho la pena (https://www.youtube.com/watch?v=nPB-41q97zg).  Este educador, escritor y conferenciante experto en creatividad e innovación lo dice claramente: todo nuestro sistema educativo está diseñado para matar la creatividad.

Si esto es así, ¿cómo esperamos innovar en algo si no se nos ha preparado para ello? … Yo estoy muy preparado, mucho, para hacer multiplicaciones, raíces cuadradas, o incluso para realizar análisis sintácticos de frases compuestas, muy muy compuestas.  Pero no me han preparado para ser creativo, no me han preparado para innovar, fundamentalmente porque no me dejan equivocarme, porque si me equivoco me suspenden. ¿CÓMO ME PUEDEN SUSPENDER SI ME EQUIVOCO? ¿ESTAMOS TODOS LOCOS?

Decidí vivir en R’N’R, decidí ser hace muchos años R’N’R. Y todo lo que me envuelve es R’N’R. Porque R’N’R es riesgo, es rebeldía, es innovación, es, sobre todo equivocarse, y equivocarse y volverlo a intentar, pero intentarlo de manera distinta, hasta que salga. Porque R’N’R es diversión, es música y es vida. Es creatividad.

Yo soy el Boss cada minuto de mi día, escucho Franz Ferdinand y me pongo a 100, me motivo y me como el mundo ya a las 7 de la mañana. Y me vuelvo Mod de repente y escucho a los Flechazos o a The Who, y cuando voy a vender soy        Joe Ramone, y cuando negocio me pongo el tupé de Elvis y en las reuniones importantes soy el glamour de Bowie. Con mi mujer me invento la extravagancia y sensualidad de Jim Morrinson y a mi hija me dirijo con Nirvana o con la melancolía infantil de The Cure.  Se trata de creatividad y se trata de innovación. Cuando conduzco lo hago con Platero, porque canto mucho, cuando corro con Green Day, cuando amo con Prince y cuando escribo, siempre el grande Calamaro.

Pero siempre es R’N’R,  porque he decidido vivir mi vida, vivir mi empresa, vivir mis clases, vivir mi pareja y mi paternidad, en R’N’R, y es mucho más divertido y, sobre todo más interesante. Me he arruinado dos veces, los que me conocen lo saben, pero sigo aquí, y cada vez mejor, porque cada vez soy más fuerte. Porque mi felicidad depende solo y exclusivamente de mí.  Porque soy R’N’R y no me importa caerme, no me gusta en absoluto, pero me levanto, porque de eso se trata. Y lo relativizo todo porque nada es tan importante.

“No voy a sentirme mal
si algo no me sale bien
he aprendido a derrapar
y a chocar con la pared
que la vida se nos va
como el humo de ese tren
como un beso en un portal
antes de que cuente 10.”
Adolfo Cabrales fito

Y cuando termina mi día entre canciones de atardeceres de Nacho Vegas o The National,  pienso que otro día ha valido la pena. Porque el R’N’R no deja que un día sea indiferente, porque cada día es intenso y es vivido. Y de las cosas que hago mal aprendo, o me olvido, o me arrepiento. Sí, no pasa nada por arrepentirse. No hay normas preestablecidas. Y cuando me crezco me acuerdo de Loquillo “es muy difícil ser humilde cuando se es tan grande”, jajaja, muy muy grande. Y cuando estoy de bajón me acuerdo de Coque Malla “los hombres grises tienen traje nuevo, los domingos van en coche a pasear construyen máquinas y traen dinero. Aquí todos les llamábamos papá” y pienso, siempre, en que tengo que volver a cambiar.

Y si no eres R’N’R no vas a entender este artículo, no lo intentes, porque solo desde él se puede ver un mundo entre divertido y frenético, espontáneo y vertiginoso, un mundo de vivencias y emociones, en el que lo sensible sea la base de mi entorno y en el que la música de los Rolling envuelva cada segundo de mi singular y cambiante vida. Yo la he elegido. Yo no la cambio, o sí, eso es el R’N’R.